SOBRE MI

“Creo bolsos para personas a las que le gusta la vida todo color”

SOBRE MI

“Creo bolsos para personas a las que le gusta la vida todo color”

Seguro que a ti te pasa…

El día a día a veces puede parecerse a una escala de grises, pero esa gama cromática no es para ti y tú lo tienes claro. Por eso haces vibrar tu día a día con algún complemento que destaque y te llene de color.

Pero cada vez que abres el armario para buscar el complemento que le dé colorcillo a tu día ves cosas que ya no te llaman, porque no hace tanto que las has comprado y ya se empiezan desgastar. Y es que tú ya estás de vuelta y media de lo que significa esto: más gastos para ti y más residuos para el planeta.

Pero se puede consumir de manera sostenible, con menos cantidad y más calidad. Porque a ti no tiene por qué faltarte tu querido toque de color y a la larga tanto tu bolsillo como el entorno se verán menos afectados.

Y la sensación de comprar conscientemente… ¡esa sí que te hace vibrar a todo color!

Seguro que a ti te pasa…

El día a día a veces puede parecerse a una escala de grises, pero esa gama cromática no es para ti y tú lo tienes claro. Por eso haces vibrar tu día a día con algún complemento que destaque y te llene de color.

Pero cada vez que abres el armario para buscar el complemento que le dé colorcillo a tu día ves cosas que ya no te llaman, porque no hace tanto que las has comprado y ya se empiezan desgastar. Y es que tú ya estás de vuelta y media de lo que significa esto: más gastos para ti y más residuos para el planeta.

Pero se puede consumir de manera sostenible, con menos cantidad y más calidad. Porque a ti no tiene por qué faltarte tu querido toque de color y a la larga tanto tu bolsillo como el entorno se verán menos afectados.

Y la sensación de comprar conscientemente… ¡esa sí que te hace vibrar a todo color!

Creatividad y concienciación

Empezar Melena de Papel fue fruto de una revolución interna: nació de mi necesidad de crear conscientemente.

En un principio podría parecer un proyecto descabellado por tratarse de bolsos de papel, pero a veces hay que dejar volar la imaginación primero para luego darle forma. Y lo de imaginar a mí se me da bien.

Desde pequeña que, para evadirme, emprendo el vuelo con la imaginación hasta llegar a mi universo paralelo en las nubes. Y no creas que he perdido la costumbre con los años. ¿Será porque en Galicia siempre hay alguna nube dispuesta a darme la bienvenida?

VISITAR LA TIENDA

Creatividad y concienciación

Empezar Melena de Papel fue fruto de una revolución interna: nació de mi necesidad de crear conscientemente.

En un principio podría parecer un proyecto descabellado por tratarse de bolsos de papel, pero a veces hay que dejar volar la imaginación primero para luego darle forma. Y lo de imaginar a mí se me da bien.

Desde pequeña que, para evadirme, emprendo el vuelo con la imaginación hasta llegar a mi universo paralelo en las nubes. Y no creas que he perdido la costumbre con los años. ¿Será porque en Galicia siempre hay alguna nube dispuesta a darme la bienvenida?

VISITAR LA TIENDA

Me llamo Bárbara y soy quien convierte imágenes de revistas y periódicos viejos en bolsos. ¡Encantada!

Me llamo Bárbara y soy quien convierte imágenes de revistas y periódicos viejos en bolsos. ¡Encantada!

La Imaginación

El papel en forma de cuento (“Melena”, de Pablo Albo), en el que un niño guarda entre su pelo historias llenas de fantasía, fue lo que inspiró el nombre de este proyecto.

La Pasión

Para mí el diseño es una combinación entre el interés por lo cotidiano y la innovación para mejorar lo que ya hay. Ese es mi día a día. Supongo que el haber estudiado Diseño de Interiores también ayuda.

Lo que me hace vibrar

Vivo en un pueblo costero del sur de Galicia con olor a sal y unos atardeceres en los que el sol parece apagarse en el océano. Las raíces y la inspiración en perfecta sintonía.

La Imaginación

El papel en forma de cuento (“Melena”, de Pablo Albo), en el que un niño guarda entre su pelo historias llenas de fantasía, fue lo que inspiró el nombre de este proyecto.

La Pasión

Para mí el diseño es una combinación entre el interés por lo cotidiano y la innovación para mejorar lo que ya hay. Ese es mi día a día. Supongo que el haber estudiado Diseño de Interiores también ayuda.

Lo que me hace vibrar

Vivo en un pueblo costero del sur de Galicia con olor a sal y unos atardeceres en los que el sol parece apagarse en el océano. Las raíces y la inspiración en perfecta sintonía.

No podía rematar esta página sin mencionar y agradecer a Marta, de Lingua Trabada, su ayuda en la redacción de los textos.

Lingua trabada

No podía rematar esta página sin mencionar y agradecer a Marta, de Lingua Trabada, su ayuda en la redacción de los textos.

Lingua trabada

EL PROYECTO

“Mil hojas de papel”

Melena de Papel es un proyecto creativo surgido de una mente inquieta. La posibilidad de dar nueva vida a papeles reciclados en bolsos y accesorios que acompañen a sus destinatarios en el día a día se volvió para la diseñadora e interiorista Bárbara Martínez Avilés una dulce obsesión durante largos meses.

El proceso de exploración de técnicas y materiales dio pie al comienzo de una producción de piezas únicas, versátiles, atemporales y de marcado espíritu innovador. Desde mediados de 2019, las tiras de papel que conforman cada creación comenzaron a entrelazarse y combinarse en diseños artesanales, originales y personalizados acordes a una revolución interna vivenciada por su creadora.

Como en la obra literaria que sirvió de inspiración a la marca, en la que un niño atesora historias entre su enorme cabellera rizada, Bárbara activó las agujas de su ovillo de papel y apostó por diseños propios bajo una premisa: la confección de productos tan útiles y sostenibles como atractivos.

No resulta casual que fuese parte del título de un cuento (Melena, de Pablo Albo) lo que inspiraría el nombre de una iniciativa que une en sus combinaciones letras y palabras extraídas de páginas de diarios, revistas y las más diversas publicaciones.

Diseños como Bico, Globo, Stampa o Clic, de distintos tamaños, detalles y terminaciones, se ubican entre sus primeras creaciones. Así, el humor y la ironía de las historietas de El Jueves salen de paseo en bolsos de mano, Iggy Pop se contornea junto a Mick Jagger en piezas creadas con tiras de la Rolling Stone y la fugacidad de las noticias de periódico se congela para hablarnos de realidades previas a la pandemia. Tiras de Vogue enseñan referencias a la moda con combinaciones de color y apellidos y domicilios conviven en bolsos de recortes de guía telefónica.

Los tejidos de “mil hojas de papel” -título otorgado a la primera colección de la marca- cobran sentido en nuevas manos y contextos: bolsos bandolera, bolsones, formatos sobre, con herrajes, para la noche y el día, resistentes, ecológicos, perdurables.

Para la autora, era hora de compartir el resultado de su búsqueda, un recorrido que comenzó frente a un escaparate. Un día cualquiera, un bolso de papel en exhibición llamó su atención y despertó en su ojo estético la idea de una línea de confecciones propias con terminaciones de calidad y creativas composiciones. 

En el acopio de material reciclable, resultó fundamental la colaboración de amigos y conocidos que le facilitaron diarios y revistas viejas, catálogos, publicaciones especializadas y otras fuentes de papel que descartaban de sus hogares o negocios.

Mientras definía una imagen para su proyecto, la impulsora de la propuesta posó un día la vista, casi por azar, sobre un cuadro: el único objeto ajeno que había conservado de una enorme cantidad de enseres tras una mudanza. En esa ilustración, colgada con un solo clavo por quien escribe estas líneas -hace ya otros tantos años-, la diseñadora hallaba en el nombre del cuento el complemento para el de su marca y, así, el impulso definitivo para soltar su melena de papel al viento.

EL PROYECTO

“Mil hojas de papel”

Melena de Papel es un proyecto creativo surgido de una mente inquieta. La posibilidad de dar nueva vida a papeles reciclados en bolsos y accesorios que acompañen a sus destinatarios en el día a día se volvió para la diseñadora e interiorista Bárbara Martínez Avilés una dulce obsesión durante largos meses.

El proceso de exploración de técnicas y materiales dio pie al comienzo de una producción de piezas únicas, versátiles, atemporales y de marcado espíritu innovador. Desde mediados de 2019, las tiras de papel que conforman cada creación comenzaron a entrelazarse y combinarse en diseños artesanales, originales y personalizados acordes a una revolución interna vivenciada por su creadora.

Como en la obra literaria que sirvió de inspiración a la marca, en la que un niño atesora historias entre su enorme cabellera rizada, Bárbara activó las agujas de su ovillo de papel y apostó por diseños propios bajo una premisa: la confección de productos tan útiles y sostenibles como atractivos.

No resulta casual que fuese parte del título de un cuento (Melena, de Pablo Albo) lo que inspiraría el nombre de una iniciativa que une en sus combinaciones letras y palabras extraídas de páginas de diarios, revistas y las más diversas publicaciones.

Diseños como Bico, Globo, Stampa o Clic, de distintos tamaños, detalles y terminaciones, se ubican entre sus primeras creaciones. Así, el humor y la ironía de las historietas de El Jueves salen de paseo en bolsos de mano, Iggy Pop se contornea junto a Mick Jagger en piezas creadas con tiras de la Rolling Stone y la fugacidad de las noticias de periódico se congela para hablarnos de realidades previas a la pandemia. Tiras de Vogue enseñan referencias a la moda con combinaciones de color y apellidos y domicilios conviven en bolsos de recortes de guía telefónica.

Los tejidos de “mil hojas de papel” -título otorgado a la primera colección de la marca- cobran sentido en nuevas manos y contextos: bolsos bandolera, bolsones, formatos sobre, con herrajes, para la noche y el día, resistentes, ecológicos, perdurables.

Para la autora, era hora de compartir el resultado de su búsqueda, un recorrido que comenzó frente a un escaparate. Un día cualquiera, un bolso de papel en exhibición llamó su atención y despertó en su ojo estético la idea de una línea de confecciones propias con terminaciones de calidad y creativas composiciones. 

En el acopio de material reciclable, resultó fundamental la colaboración de amigos y conocidos que le facilitaron diarios y revistas viejas, catálogos, publicaciones especializadas y otras fuentes de papel que descartaban de sus hogares o negocios.

Mientras definía una imagen para su proyecto, la impulsora de la propuesta posó un día la vista, casi por azar, sobre un cuadro: el único objeto ajeno que había conservado de una enorme cantidad de enseres tras una mudanza. En esa ilustración, colgada con un solo clavo por quien escribe estas líneas -hace ya otros tantos años-, la diseñadora hallaba en el nombre del cuento el complemento para el de su marca y, así, el impulso definitivo para soltar su melena de papel al viento.

Cecilia Martínez · Periodista de La Nación.

Cerrar

Iniciar sesión

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty El carrito esta vacío.





Ir a Whatsapp
¡Hola! 👋⁣

Venga va, lánzate y cuéntame esa duda ¡que seguro te puedo ayudar!⁣