Melena de Papel es un proyecto creativo surgido de una mente inquieta. La posibilidad de dar nueva vida a papeles reciclados en bolsos y accesorios que acompañen a sus destinatarios en el día a día se volvió para la diseñadora e interiorista Bárbara Martinez Avilés una dulce obsesión durante largos meses.
 
El proceso de exploración de técnicas y materiales dio pie al comienzo de una producción de piezas únicas, versátiles, atemporales y de marcado espíritu innovador. Desde mediados de 2019, las tiras de papel que conforman cada creación comenzaron a entrelazarse y combinarse en diseños artesanales, originales y personalizados acordes a una revolución interna vivenciada por su creadora.
 
Como en la obra literaria que sirvió de inspiración a la marca, en la que un niño atesora historias entre su enorme cabellera rizada, Bárbara activó las agujas de su ovillo de papel y apostó por diseños propios bajo una premisa: la confección de productos tan útiles y sostenibles como atracivos. 
No resulta casual que fuese parte del titulo de un cuento (Melena, de Pablo Albo) lo que inspiraría el nombre de una iniciativa que une en sus combinaciones, letras y palabras extraídas de páginas de diarios, revistas y las más diversas publicaciones.
 
Diseños como Bico, Globo, Stampa o Clic, de distintos tamaños, detalles y terminaciones, se ubican entre sus primeras creaciones. Así, el humor y la ironía de las historietas de El Jueves salen de paseo en bolsos de mano, Iggy Pop se contornea junto a Mick Jagger en piezas creadas con tiras de la Rolling Stone y la fugacidad de las noticias de periódico se congela para hablarnos de realidades previas a la pandemia. Tiras de Vogue enseñan referencias a la moda con combinaciones de color y apellidos y domicilios conviven en bolsos de recortes de guía telefónica. 
Los tejidos de “mil hojas de papel” titulo otorgado a la primera colección de la marca, cobran sentido en nuevas manos y contextos: bolsos bandolera, bolsones, formatos sobre, con herrajes, para la noche y el día, resistentes, ecológicos, perdurables.
 
Para la autora, era hora de compartir el resultado de su búsqueda, un recorrido que comenzó frente a un escaparate. Un día cualquiera, un bolso de papel en exhibición llamó su atención y despertó en su ojo estético la idea de una línea de confecciones propias con terminaciones de calidad y creativas composiciones.
 
En el acopio de material reciclable, resultó fundamental la colaboración de amigos y conocidos que le facilitaron diarios y revistas viejas, catálogos, publicaciones especializadas y otras fuentes de papel que descartaban de sus hogares o negocios.
 
Mientras definía una imagen para su proyecto, la impulsora de la propuesta posó un día la vista, casi por azar, sobre un cuadro: el único objeto ajeno que había conservado de una enorme cantidad de enseres tras una mudanza. En esa ilustración, colgada con un solo clavo por quien escribe estas líneas, hace ya otros tantos años, la diseñadora hallaba en el nombre del cuento el complemento para el de su marca y, así, el impulso definitivo para soltar su melena de papel al viento.
 
Artículo por:  Cecilia Martinez. periodista cultural (La Nación)

La Diseñadora

Bárbara Martínez Avilés

 

“La vida da muchas vueltas.. Desde que el diseño se cruzó en mi vida me llevó por caminos que nunca habría esperado o imaginado”.